martes, 24 de febrero de 2009

Rábanos

Es frecuente leer que el cultivo de rábanos en maceta es muy recomendable para los principiantes, dado que no son muy exigentes, y que el espacio de tiempo requerido para la obtención de cosecha es corto (alrededor de 1 mes). Además, se les suele clasificar como de "sombra", o "media sombra".


Pues bien, discrepo. Es, como todos los cultivos, poco exigente, siempre y cuando se le proporcionen todas sus exigencias. ¿?

Me explico.

Como ya he dicho en otras entradas, mis balcones están orientados al norte, con lo que la luz natural que les llega es escasa. Como consecuencia de ello, las plántulas de todas mis siembras se ahílan, y los rábanos no van a ser menos.

Además, requieren un substrato muy suelto y húmedo, pero sin encharcamientos.

Después de varias experiencias, unas más exitosas que otras, he llegado a desarrollar un procedimiento con resultados satisfactorios.


Para facilitar la posterior solución al problema del ahilamiento, en lugar de sembrar a voleo, hago una serie de agujeros en el substrato a intérvalos regulares, procurando respetar unas distancias mínimas, y a continuación introduzco una o dos semillas en cada uno, y los cubro ligeramente.

Una vez germinan, esperamos unos dias hasta que las plántulas tienen un buen tamaño, y sujetando cada una con muchísimo cuidado, preferiblemente de una hoja, rellenamos la maceta o jardinera con más substrato, de manera que los tallos queden enterrados, y afloren nada más que las hojas.

A partir de ahí, hay que controlar el substrato de manera que siempre esté suelto y húmedo, sin encharcamientos.

En mi caso, con luz natural escasa, el ciclo se ha de alargar por necesidad, y la cosecha tiene lugar en unos dos meses.

1 comentario:

sonia espino blanco dijo...

fantastico blog,enhorabuena...

https://www.youtube.com/watch?v=XgSBgpXb4Tg&feature=plcp