miércoles, 4 de noviembre de 2009

Reflexiones macetohuerteriles

Desde hace unos meses, tengo la suerte de poder contar con un trocito de tierra en una parcelita que compró mi padre.

Como no tengo mucho tiempo, no cultivo allí tanto como quisiera, pero alguna cosa voy haciendo, aunque mantengo el balcón como escenario principal de mis estropicios huerteriles.

Me gusta el cultivo en balcón porque en cualquier momento puedo salir a echar un vistazo, a regar... o simplemente a observar y disfrutar. Da tanta paz, que la Seguridad Social tendria que prescribirlo.

Ya me gustaria a mí tener una amplia terraza, o un bonito jardín, pero de momento es lo que tengo, y si hay algo que he aprendido en estos años de vida, es que hay que disfrutar con lo que se tiene, y no esperar eternamente a tener “eso”, y a partir de “ese” momento, empezar a disfrutar la vida. Porque entonces... vaya usted a saber si no cascamos antes. Y ya no hay nada que hacer, excepto cultivar... malvas.

A lo que voy, es a que tener la inmensa suerte de poder disponer de un pedacito de tierra, me ha hecho ver lo diferente que puede llegar a ser el cultivo en una parcela, del cultivo en macetas en un balcón.

¿Obvio, verdad? Pues si es tan obvio, ¿por qué no se tiene en cuenta?

Si consultamos tablas para saber cuándo cultivar tal cosa, en internet, en un libro... e incluso si preguntamos a un experto, podemos obtener respuestas que no se adaptan a lo que nosotros tenemos.

Y entonces, llega el desastre, porque la cosa no funciona como se esperaba.

Un ejemplo claro, lo tengo en mi balcón.

Hace unos 5 años, vivia en otro piso, orientado al sur. Aquello era un horno. Desde que salia el sol, hasta que se escondia, sus rayos daban insistentemente al balcón. Allí hice mis primeros pinitos con hortalizas, y se achicharraban literalmente. Para tratar de evitarlo en lo posible, tuve que instalar un toldo.

Ahora, vivo en otro sitio, pero en la misma población. La direrencia, es que este piso está orientado al norte, y mi problema es el contrario: falta de luz.

¿Cuál es el problema?

Pues que en una parcela a 200 metros de mi casa pueden estar creciendo las tomateras a un ritmo trepidante, y en mi balcón estar todavia en pañales. Y los semilleros se ahílan. Tremendo problema, si también uso el balcón como “fábrica” de plantones para el huerto.

Y en un balcón, por lo general, la luz sólo viene de una dirección, más lateral que vertical, puesto que suele estar rodeado de paredes.

Así pues, no me puedo fiar al 100% de lo que dicen las tablas de cultivo, de mis libros, o de lo que pone el sobre de semillas. Mi balcón es un mundo aparte. Y el tuyo, y el de aquél, y el de...

¿Hay más diferencias entre cultivar en un balcón y en una parcela de tierra? Pues sí.

Ya sabemos que la orientación es importantísima.

En un balcón las plantas están en una mesa de cultivo, en una jardinera, en una maceta, en un saco de cultivo...

Las macetas de plástico tienen el problema de que, en verano, se calientan (y se estropean las raíces), y en invierno, se enfrian (y se estropean las raíces), pero la humedad se mantiene mejor. Por lo tanto, no hay que regar en exceso.

En las macetas de arcilla, la humedad se filtra por los poros, por lo que hay que regar más a menudo, sobre todo en verano.

Más cosas. La tierra.

En el campo tenemos “bichitos” en la tierra, que cumplen su función. Descomponen los restos vegetales, generando los alimentos imprescindibles para las plantas.

En una maceta, la cosa cambia. No hay tanta "fauna", y hay que tener mucho cuidado en cómo abonamos, en cómo mantenemos el sustrato con nutrientes. En el campo también, por supuesto, pero en una maceta nos pasamos un poco con el fertilizante, y... adiós plantas.

Podemos tratar de generar nuestro propio compost en el balcón. Estoy en ello, he cambiado el recipiente, y ya os infomaré de cómo va. El problema es siempre la falta de espacio.

El agua.

Un exceso de riego en maceta puede ser mortal. Mejor regar poco, que regar mucho. Las raíces se asfixian, se pudren, y adiós.

¿Y qué pasa cuando llueve? Puede llegar a ser un tremendo problema si no tenemos un buen sistema de drenaje. Ya sabeis: la famosa capa de drenaje en el fondo de la maceta.

Y, ojo, con los platos que ponemos debajo de las macetas. Cumplen con su función, para evitar que el vecino de abajo se nos cabree, pero tenemos que procurar algún medio para que el fondo de la maceta no esté en contacto permanente con el agua del plato, en caso de lluvias abundantes. Un remedio para esto es poner tapones en el plato.

A veces, echo de menos un buen libro orientado al cultivo en balcones.

Menudo tostón os he soltado.

Saludos.

7 comentarios:

Lu♥ dijo...

Bueno a mi me has ayudado un monton con todo lo que has explicado. Muy claro. Ningun toston.
Estaba con algunas dudas sobre mis plantas porque aca estamos en primavera, pero el calor ya es terrible y les da el sol a todas horas.
Alguien me dijo que debia regarlas de tarde, cuando bajaba el sol. Pero no me ha dado resultado y siguen achicharrandose.
Voy a intentar ponerles un toldo, aunque sea al mediodia y primeras horas de la tarde, que es cuando mas calor hace.
Tampoco sabia que las macetas de plastico tenian tantos problemas.. Voy a ver si las cambio a un cajon huerto...
Gracias por toda la info!! Sigue asi!!

Un beso.

Yolanda dijo...

Hola, me siento totalmente identificada con lo que dices. Cada balcón es un mundo, y ni te cuento nada, si cultivas en la ventana como yo. jajajjaj. Todavía me asombro por las mañanas cuando miro mi ventana y veo las espinacas, la rúcula y las lechugas. Pero esto es como todo, lo mejor es la experiencia. Y la verdad que estar en tu casa, y poder salir al balcon, como es tu caso, y disfrutar de un rato de paz y tranquilidad, eso no tiene precio. Animo a los hortelanos urbanos. Cada día somos más. Un Abrazo.

eNa dijo...

Pues no me ha parecido ningún rollo. Todo lo contrario, muy interesante y muy acertado. Gracias por tus reflexiones.

FloppySoftware dijo...

Hola!

Lu: Gracias por los piropos, pero no se yo si los merezco. En lugar de un toldo, puedes poner una malla de sombreo, las típicas que no son tupidas 100%, sino que dejan pasar un poco el sol. En cuanto al agua, puedes poner también los conos de arcilla en las macetas, o poner algo de acolchado en la superficie del sustrato (cortezas de pino, por ejemplo). Eso ayudará a mantener la humedad. Gracias a tí. Abrazos.

Yolanda: Sí, señora, eso es!!! ¿Una ventana? ¡Pues una ventana! Ese es tu trozo de huerto, disfrútalo. Si en el futuro tienes algo "mejor", estupendo. Pero ahora, a disfrutar de tu huerto ventanil. Abrazos.

eNa: Muchas gracias, me alegro que te haya parecido interesante. Abrazos.

rafelin71 dijo...

Floppy! enhorabuena por ese trocito de tierra! q calladito t lo tenías, canalla!
No es por ser cenizo...pero se te olvida otra gran diferencia...las malas hierbas. En el campo llegan a agotar...Pero con ánimo (y plástico, jeje), se llevan mejor.
Yo tb mantengo el maceto, como tú dices, sobre todo para plantones.
Suerte e informa de tus progresos.

FloppySoftware dijo...

Joé, Rafelín, tienes más razón que un santo!!!

Tu comentario me ha hecho recordar algo sobre lo que tenia pensado escribir: las malas hierbas.

Gracias compañero!!!

Leopoldo: crea tu espacio verde. Huertos urbanos dijo...

Hola Floppy,

En nuestra web hemos incluido un apartado de libros recomendados sobre huertos urbanos. Por si te es útil: http://leopoldobcn.com/es/librosrecomendados

También tenemos página en Facebook, por si quieres visitarla: http://www.facebook.com/pages/Leopoldo-crea-espacio-verde-Tu-huerto-urbano/186869031065

Saludos y felices fiestas

María José
facebook@leopoldobcn.com