domingo, 1 de marzo de 2009

Rábanos: Primera cosecha de la temporada

Acabo de recoger mi primera cosecha de rábanos, 7 ejemplares de buen color y tamaño. En la ensalada, de gran sabor, crujientes y algo picantes.

Fueron sembrados el 23 de noviembre, por lo que han sido necesarios algo más de 3 meses para su maduración, lo que se aleja bastante de los 30 dias como periodo estándar que se suelen citar en libros y fichas.





En cualquier caso, esta cosecha está siendo bastante mejor que la del año pasado, y lo atribuyo al riego regular, pero corto, que les proporciono. La sequia no les va nada bien.

Por otra parte, al observar los rábanos cosechados, noté un dato interesante en cuanto al ahilado que suelen padecer por falta de luz: no hay tallo. Es decir, de la raiz, surgen directamente las hojas, no hay un tallo alargado.

Por lo tanto, después del ahilado, lo que vuelvo a rodear de substrato, añadiéndole más hasta las hojas, es, ni más ni menos, la parte superior de la raiz, por lo que si no se hiciese esa operación, no habria cosecha.


Lo que se aprende con una semilla.