martes, 14 de septiembre de 2010

Ahí viene la plaga.

Ahí viene la plaga, le gusta bailar.
Ahí viene la plaga, le gusta bailar.
Y cuando está rocanroleando,
es la reina del lugar.

Le llega el turno al roncanrol… esto… a las plagas.

Si me lo permitís, voy a soltaros el ladrillazo contándoos qué plagas he tenido en mis cultivos del balcón, los tratamientos que he utilizado, y la cara de gil que se me ha quedado tras comprobar que no han servido de nada.

Comenzamos por orden alfabético trastocado (esto es: al tuntún):

Cochinilla algodonosa

Que recuerde, sólo los pimientos la han sufrido (además de otras plantas ornamentales como la bouganvilla). Es muy resistente, así que el tratamiento que ha dado mejores resultados ha sido el de retirarlas con un algodón empapado en agua y jabón. Mano de santo (y no me refiero a la mia). Hay que actuar cuanto antes, pues la población se multiplica a ojos vista.

Pulgón

La han sufrido el perejil (y la schefflera). Para su relativa fácil eliminación utilice café soluble con toda su cafeína, diluido en agua (una cucharadita en ½ litro). La desventaja de este tratamiento es que mancha. Cuidadín, pues. Hay que actuar pronto, pues destruyen los brotes jóvenes, y se reproducen muy rápido. Además, facilitan la aparición de otras plagas.

Trips

Uff… lechuga, espinaca, apio, rábanos, pepinos, y en menor medida tomateras, además de plantas ornamentales como el romero, han sufrido esta plaga. Se supone que no es una plaga desastrosa, pero es desesperante ver cómo las hojas del apio o la lechuga toman un aspecto feísimo “gracias” a las picaduras de este insecto. He utilizado el café, el jabón potásico, etc. con resultados bastante decepcionantes. Continuará.

Araña roja

Re-uff… prácticamente cualquier cultivo puede ser atacado por este simpático (para su familia) bichito. En mi caso, lo han sufrido: tomateras, maíz, berenjena, cebollas, puerro, y pepinos, además de plantas ornamentales varias como el jazmín. He probado con café, jabón potásico, etc. con resultados negativos. Para el maíz, utilicé un algodón empapado en agua y jabón, y limpié las hojas, con resultados satisfactorios. Lástima que este método no pueda ser utilizado en todas las plantas (las hojas del maíz se prestan a ello). Se supone que detestan la humedad y se propone vaporizar las plantas, pero ojito a los hongos. De todas formas, tampoco les afecta mucho la vaporización. Doy fe (y eso que no soy notario). Para colmo de males, la araña roja es muy suya y crea resistencias, por lo que los tratamientos han de ser de varios tipos y aplicados simultáneamente. O eso dicen. Es la plaga que más temo.

Minadores

Sólo lo han padecido los rábanos. Método utilizado: aplastar al bichito dentro de la hoja, decir “puaaaajjjjj”, y a otra cosa, mariposa.

Gusanitos varios

Han devorado un montón de hojas de pimientos. He utilizado dos tratamientos simultáneos: mis dedos pulgar e índice. En este caso, dedos de santo.

Avispas

He sorprendido a varias avispas picoteando las hojas de maíz, sobre todo, en días muy calurosos. El tratamiento utilizado ha sido apartarme de su vista, no sea que encima me piquen. Sólo faltaría eso. Intenté atraparlas con un recipiente con agua y azúcar (según leí en un libro), pero por lo visto querían cerveza. No les dí, hasta ahí podíamos llegar. Encima, pagándoles sus vicios.

Oídio

Lo han sufrido las tomateras y las lechugas. Para las tomateras, como preventivo se puede utilizar azufre, pero ojito a los ojitos pues es altamente corrosivo. Para las lechugas, utilicé la bolsa de la basura: las tiré a la ídem. Una vez me pasé al lado oscuro, y utilicé un producto multipropósito de esos, que además de cargarse al oídio, se cargó las tomateras. Demolition Man, creo que se llamaba. Lo curioso, es que encima te cobran por comprarlo.

Mildiu

Lo han sufrido las tomateras, y las patatas, y de qué manera. El tratamiento utilizado como preventivo ha sido el cobre pulverizado. Además de que dejas todo el balcón de color azul, es evidente que no es milagroso. Y también te cobran por comprarlo.

Virus varios y bacteriosis a demanda

Mis plantas las han sufrido. No puedo decir más, puesto que no se distinguir unos de las otras. No hay tratamientos eficaces, al menos para cuatro plantas matadas (nunca mejor dicho). Plan B: tirarlas a la basura para que el resto no se contagie, mientras se murmura una retahíla de palabras mal sonantes sin que las oigan tus hijos pequeños.

Resumiendo

Las plagas han tomado mis dos humildes balcones como si fueran el Ritz Plaguil. Yo hago lo que puedo para convencerles de que hay sitios mejores, con vistas fantásticas, y vegetales más estilizados y sabrosos que los mios, pero… de momento no tengo mucho éxito.

Eso sí, mis plantas tienen más proteínas de origen animal que ningunas otras.

Os chinchais.

2 comentarios:

rafelin71 dijo...

El Ritz Plaguil...jaja...y las tardes del Ritz! Yo creo q he tenido de todas las q citas...y más. Les coge uno ya hasta cariño... (grrrr!!)
Pero bueno, tu tb tienes una schefflera?? Yo tengo una casi 8 años desde q vivo en el piso, y a veces tengo q tocarla para asegurarme q no es de plástico...pq la tía está igual siempre...
Un abrazo!!!!!

FloppySoftware dijo...

Ay, Rafelín...

El finde pasado descubrí 7 gusanotes plateados de tamaño XXL enterrados en el substrato de los semilleros de coliflor...

Puajjjjj qué asco!!!

Majo, mi schefflera tiene los mismos años que mi matrimonio, pues fue un regalo... nada menos que 12 añitos.

Y ahí sigue la tia, sacando brotes... y eso que tuvo una plaga de cochinilla de caparazón que no veas, y hace poco pulgón...

Un fuerte abrazo, valenciano de pro!!!!